¿Alguna vez se ha puesto a pensar lo mucho que usted ha cambiado desde que era un niño?

¿Que tan diferente respondemos ante las situaciones básicas?

A veces me gusta ver a la gente alrededor, observar sus conductas y en reflejo ver las mías. Mientras más hago eso mayor se hace mí creencia en que seguimos siendo niños asustados.

Cuando usted interactúa con un amigo con el que tiene confianza, entra en modo juguetón, se ríe de cosas tontas. Es porque su niño ha salido.
Mientras no exista esa confianza (en usted) ese personaje no sale. Puede darse cuenta que es la misma dinámica que aplicamos cuando vamos a tomar unos tragos (que algunos llaman coraje líquido).
surprised-baby

Niños asustados

Cuando usted es herido su niño asustado toma una decisión tipo correr o pelear (fight or flight). los sistemas de defensa se activan o cae en modo sufrimiento y el miedo al mundo se hace mayor. Con el tiempo y las siguientes heridas se crean mayores sistemas de defensa, bloqueos y prevención.

La capa de protección

La mayoría del tiempo se esta en modo coraza. Se crea una armadura con la que se enfrenta al mundo. Existen muchos tipos de armaduras, algunas son muy visibles, otras más sutiles. La mayoría son el opuesto a la versión de su niño. Incluso algunas son tan juguetonas que tienen forma de niño.
Una vez que logras identificar cual es la armadura que tiene una persona, puedes saber cuales son sus inseguridades, si pasas la prueba puedes acceder a su niño y con eso conocer verdaderamente a esa persona. Si le haces algo que reactive las alarmas sacará de nuevo el sistema de defensa.

El gran problema de fondo

Desde hace tiempo vengo concluyendo que nuestra generación no creció. No sé si tenga que ver con que seguimos rodeados de juguetes, súper héroes, dulces, etc. O si es que no pudimos madurar emocionalmente.
En el libro inteligencia emocional de Goleman, ya nos prevenía que estábamos entrando en una época depresiva, la gente no sabe como lidiar con sus emociones y las soluciones que el proponía hace unos cuantos años siguen sin aplicarse.
Lo ideal sería necesitar en la menor medida los sistemas de defensa. Y eso se logra haciendo que su niño deje de tener miedo. El miedo es la única de las emociones básicas que no tiene salidas laterales. La mejor manera de tener coraje es enfrentando los miedos. Se puede hacer progresivamente o a modo salto de fe.
8439582425_db81cca7ff_z

La confianza como solución

Definitivamente somos niños asustados. El caso contrario a esa dinámica del miedo es la construcción de confianza en uno mismo. obviamente uno no puede vivir sin ser herido o vulnerable. La fortaleza está en conocerse uno mismo, tus habilidades y límites. Salir de la zona de confort y poner a prueba esos límites, desarrollar nuevas habilidades, etc.
Finalmente uno puede hacer mucho por hacerse fuerte, aplicar todas las estrategias que hay allá afuera, pero uno no deja de ser ese niño que uno fue. El primer paso para crear esa confianza en uno mismo es aceptarse y luego de eso crear todas las capas superiores.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *